Reseña | Whiplash (2014)


Whiplash-5547.cr2

Dir. Damien Chazelle / Estados Unidos / 107 minutos

Cuando una película repercute físicamente al espectador (tensión en los hombros, manos sudorosas, golpeteos con los pies) se puede estar seguro de que se ha alcanzado el nivel mas alto de la perfección.

Andrew (Miles Teller) es un joven baterista que estudia en uno de los conservatorios de música mas importantes de Estados Unidos, su enorme hambre de sobresalir y su evidente dedicación lo ponen en la mira de Terence Fletcher (J.K. Simmons) un conductor de música tan temido como respetado. Una vez que Andrew pasa a formar parte de la banda de estudio dirigida por Fletcher, conformada por estudiantes de rango superior, comienza a darse cuenta de que su camino para lograr la excelencia será bastante mas complicado de lo que esperaba, y es que además de tener que hacerse de un lugar en la banda (en la que se llegan a pelear el puesto hasta 3 bateristas) deberá complacer sus propias exigencias y las de su voluble y tremendamente violento conductor.

Whiplash es, por donde usted guste verlo, una cinta bestialmente bella, de una violencia emocional vertiginosa que no tiene precedentes en lo que a cine-música respecta. J.K. Simmons nos obsequia una bellisima interpretación en la que construye un personaje tan complejo, de tantas capas emocionales, que no tenemos idea de qué es lo que debemos esperar de él, y a final de cuentas por abofetearnos tanto como cree conveniente. Por otro lado Miles Teller se enfunda en una de las mejores interpretaciones masculinas del 2014, encarnando a un protagonista cuya carga emocional se vuelve mas evidente a cada fotograma de la cinta, y le da forma a un personaje igualmente complejo al de Simmons, que toma fuerzas de donde no las hay de la misma forma que se deja hundir por fantasmas que no existen. La música, ¡Santo Dios, la música!… probablemente estemos frente a una de esas películas que pasarán a la historia (o al menos debería) por la excelente labor de todos sus departamentos, y es que no solo es lo que oímos, sino lo que vemos, la manera de retratar la interpretación es sobresaliente. Una gloria. Puedo estar aquí por 4 horas mas escribiendo sobre lo extraordinaria que resulta esta propuesta, sin embargo me limitaré a pedirle que la vea en calidad de urgente, estamos frente a una de las mejores cintas del 2014 y una de las mejores películas en lo que al tema musical respecta. Impresionante.

Por Jonathan Mata Richardson

10

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s