Reseña | Teddy Bear (2012)


1(2)

Dir. Mad Matthiesen / Dinamarca / 92 minutos

 Titulo original: 10 Timer til Paradis

La parte mas dulce de ver cine producido en distintos lados del planeta es la de terminar de ver la película y cuestionarte ciertas cosas con respecto a la manera en que percibimos el mundo.

Teddy Bear o 10 horas al paraíso en la traducción literal de su titulo original, es la historia de un fisicoculturista de 38 años llamado Dennis, un hombre de personalidad introvertida y evidente timidez, cuya vida gira en torno a su disciplina física y a la convivencia con su madre, una mujer fría, manipuladora y tremendamente posesiva que lo mantiene esclavizado emocionalmente. Dennis por su parte, intenta encontrar el amor con una mujer que asiste a su mismo gimnasio, pero al verse incompatibles decide renunciar a seguir viéndola. Cuando él y su madre asisten a un evento donde su tío celebra su matrimonio con una joven mujer tailandesa, Dennis asimila su situación sentimental y posteriormente contempla la posibilidad de viajar a Tailandia para intentar seguir los pasos del tío. Una tarde mientras visita el hogar de la pareja, el tío le ofrece la información necesaria para realizar el viaje, Dennis decide intentarlo y le dice a su madre que viajará para una competencia llevada a cabo de Alemania, la mujer reacciona descontenta y le hace ver a su hijo su absoluta oposición, pero aun teniendo que partir dolido, este no se detiene y viaja a Tailandia. Una vez allá, Dennis deja sus cosas en un hotel y parte al sitio que le recomendó el tío, una especie de pequeño bar donde un hombre le explica como funcionan las cosas ahí. Dennis se manda hacer un saco a la medida y regresa por la noche, donde lo esperan un grupo de hombres, casi todos mayores de 50 años, que están buscando lo mismo que él. La experiencia resulta muy incomoda para él, por lo que decide no tomar la oportunidad con la mujer que le ofrecen; decepcionado sale a caminar en busca de un gimnasio, donde una mujer sonriente lo recibe y le explica el funcionamiento de las instalaciones, una vez dentro se hace amigo de otro fisicoculturista local que resulta tener un cuaderno con recortes suyos. Ambos parecen hacer amistad, pero Dennis rechaza una invitación para salir con él y otros amigos por la noche para intentar nuevamente conocer a una mujer en el lugar que le recomendaron, sin embargo al sentirse incomodo de nueva cuenta decide ir hasta el lugar donde estaban cenando el entrenador y los demás. En aquel sitio también se encontraba la encargada del gimnasio, quien resulto ser también la dueña, una mujer viuda de una personalidad agradable. Dennis y la mujer conectan, y después comienzan a salir, y aunque las cosas parecen no funcionar en un principio, se vuelven cada vez mas cercanos. Dennis regresa a Dinamarca, donde le comunica a su madre lo sucedido, recibiendo a cambio una reacción furibunda de su parte, sin embargo lo peor está por venir cuando la mujer se entera de que la mujer tailandesa ha viajado hasta Dinamarca para estar con él.

Esta propuesta, cuya simpleza es abrumadora en su hechura, explota de una manera soberbia la co-dependencia emocional de dos personajes perfectamente trabajados, por un lado tenemos a una madre que trata a su hijo como una extensión de su esposo, y por otra parte a un hombre cuya imponente corpulencia contrasta enormemente con su debilidad emocional, lo que en conjunto se convierte una mezcla explosiva de posibilidades infinitas. Dennis es un personaje que en efecto provoca ternura y verdadera compasión (de ahí el titulo), un hombre cuyas reacciones son las de un niño pequeño, que posee una genuina pureza de sentimientos, y que va por la vida intentado hacerle frente a sus infinitas inseguridades. Teddy Bear es la muestra de que los demonios internos son una materia muy extensa de la cual cortar para contar historias con alto potencial de identificación con el espectador, que los seres humanos compartimos el mismo miedo de la no aceptación en diferentes aspectos, y de que en determinado punto estaremos dispuestos a hacer cualquier cosa para nuestro propio bienestar. Maravillosa película.

Por Jonathan Mata Richardson

9

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s