Reseña | Séptimo (2013)


Séptimo-Ricardo-Darin-y-Belen-Rueda

Dir. Patxi Amezcua / Argentina-España / 88 minutos

El thriller es uno de esos géneros que mientras mas sencillos aparentan ser mejores resultados terminan por obtener.

Séptimo es una propuesta desarrollada en su mayoría al interior de un edificio habitacional, en el cual habitan la ex mujer e hijos de Sebastián (Ricardo Darín), quien asiste todos los días a recogerlos para llevarlos al colegio. La relación entre Sebastián y Delia (Belén Rueda) parece ser cordial, aunque como casi siempre con los padres separados Sebastián asume el papel del papá cool. Delia, como todos los días, le hace hincapié a Sebastián en que no se olvide de darle a la profesora el medicamento del niño y que no hagan el juego que acostumbran realizar antes de irse, el cual consiste en ver quien llega antes hasta el piso de abajo, Sebastián bajando por el ascensor y los niños por las escaleras. Como siempre era costumbre, los chicos terminan convenciendo a su padre de que hicieran el juego, sin embargo cuando Sebastián llega a la planta baja se da cuenta de que sus hijos aun no llegan. Después de buscarlos por unos minutos y descartar la posibilidad de que le estén gastando una broma, Sebastián comienza a ser presa de una bestial angustia, y es que además de tener que lidiar con la desaparición de los niños, tiene la presión extra de que lo esperan en el despacho jurídico en el que trabaja, su hermana lo busca tras recibir amenazas de su pareja, y por su parte Delia pretende llevarse a los niños a su natal España (claro que aparte de que debe darle cuentas de la situación). Pasados algunos eternos minutos, Sebastián recurre a uno de sus vecinos quien trabaja para la policía con la intensión de agilizar la búsqueda de los menores, sin embargo al saber que los niños no han salido del edificio las especulaciones se hacen cada vez mayores para el desesperado padre, quien comienza a sospechar de todos en el edificio. Una vez que su mujer se entera y es parte de la situación llega el momento que cambia el rumbo de las cosas, una llamada telefónica en la que se les avisa que los pequeños están secuestrados y les exigen una fuerte suma a cambio de su libertad.

Es bien sabido que con Ricardo Darín no existen las fallas, es un tipo capaz de sostener casi por si solo un filme de intriga con una maestría que solo él posee, siguiendo un guión sencillo pero de magnifica hechura, con giros de tuerca interesantes y en grandes momentos terriblemente eficientes. Uno como espectador, aun sin ser padre de familia, siente una profunda conexión con la angustia que vive Sebastián, uno se contagia de la presión que siente el personaje, de sus emociones y sus reacciones, ademas de que nuestro protagonista actúa en base al sentido común, no hace nada que nosotros no haríamos, su perfil es absolutamente genuino y verosímil. La película es muy corta y bastante concisa, no tiene ninguna clase de excesos que provoquen que como espectador caigamos en la distracción. Séptimo es una verdadera cátedra de que menos es más, y de que los organismos de mayor simpleza son los más propensos a la supervivencia.

Por Jonathan Mata Richardson

8

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s