Reseña | La forma del agua (2017)


The Shape of Water CineParrafos

Dir. Guillermo del Toro | Estados Unidos | 123 minutos

Sinopsis: Estados Unidos, alrededor de 1963. Es la Guerra Fría y la carrera militar y espacial está en su punto más álgido. Elisa (Sally Hawkins) es una empleada de la limpieza muda en una instalación del Gobierno que esconde unos laboratorios secretos. Su vida cambia por completo al descubrir a un ser enigmático: un hombre-pez único, una auténtica anomalía natural, que vive encerrado y es víctima de diversos experimentos. Elisa empieza entonces a sentir simpatía por este extraño ser y se establece una fuerte conexión entre ambos. Pero el mundo real no es un lugar seguro para un hombre de estas características. (SensaCine)

Todo aquel que se precie de ser mexicano, y especialmente tapatío, siente un orgullo y un cariño especial por el trabajo de Guillermo del Toro, incluso aquellos que no son fans del horror y la fantasía; un servidor, por supuesto -como oriundo de Guadalajara-, no es la excepción.

La forma del agua (décimo largometraje de El Gordo) es la tesis con honores del director de 53 años, un compendio de todo lo bueno de su filmografía y una muestra clara de que hoy por hoy no existe un realizador en el mundo que entienda (y ame) al cuento de hadas del modo en que él lo hace.

Lo mejor

Son bastantes las cosas buenas que tiene esta película, pero principalmente voy a hablar de tres:

Las actuaciones: Sally Hawkins en el personaje principal es quizá lo que hace toda la diferencia entre lo que pudo ser una buena cinta y lo que realmente es, una película maravillosa. Sally le da a su personaje un espectro enorme de posibilidades ante el espectador, la hace tierna a ratos, heroica, graciosa, e incluso seductora, y en todas las posibilidades consigue hacerlo de modo soberbio. La acompañan, igualmente gloriosos, Richard Jenkins, Octavia Spencer, Michael Shannon, Michael Stuhlbarg, y claro, el magnifico Doug Jones en el papel del hombre anfibio.

El lenguaje: La maestría que ha desarrollado Guillermo del Toro para contar sus historias prescindiendo del lenguaje verbal es cada vez más notoria en sus filmes fantásticos, nos enamora de sus personajes en base a miradas, sonrisas y pequeños detalles (incluso violentos), esos que al final del día le otorgan la inmortalidad a un grupo selecto de películas.

La estética: El aspecto visual en el cine del director tapatío es inconfundible, y en La forma del agua es algo que también lleva al siguiente nivel, el trabajo fotográfico y el diseño de producción son simplemente exquisitos, demostrando con esto que no importa en qué periodo histórico decida contar la historia, siempre lo hará de un modo funcional y bello.

Los “peros”

Son realmente pocos los inconvenientes que vi en La forma del agua, pero por más que quisiera no puedo ignorarlos. El primero es que por momentos el ritmo se alcanza a perder, la película está dividida en dos grandes bloques narrativos, y en la unión entre ambos alcanza a desparramarse la solidez del relato, y no es que nos lleguemos a aburrir, pero pudo resolverse de mejor manera.

El segundo aspecto es la inconsistencia en cuanto a lo que puede y no puede ser/hacer el hombre anfibio, es decir, por momentos resulta ser un hombre común que abre puertas y se comporta como un caballero, y a ratos es como animal que puede ser tan dócil como para comer al lado de la gente, pero luego resulta tan salvaje que puede alimentarse de las mascotas del prójimo, como si no supiera distinguir las amenazas (pero luego resulta que sí sabe hacerlo). Será mitad hombre y mitad bestia si se quiere, pero no sé, creo que hay cosas que faltaron por definir en ese sentido.

¿La recomiendo?

La verdad es que se recomienda sola, pero si algo pudiera yo recomendar sería ver la película en pantalla grande, la experiencia emocional se beneficia bastante de la enormidad de la imagen, especialmente en las escenas que involucran al hombre anfibio y a Elisa. Invito a todo el mundo a ver esta maravilla de filme, y bueno, que se deje querer por el maestro Guillermo del Toro. La forma del agua, simple y sencillamente, chapeau.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

9

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s