Diario de un adicto al cine | Semana #2: 89 años de Oscars, Kubrick, Tempestad, y mis listas


Ladron de orquideas

Por Jonathan Mata Richardson

¡Ya es la próxima semana, muchachada!, y lo prometido es deuda, la edición número dos de esta sección entra en sesión con uno solo de los objetivos cumplidos propuestos la semana pasada. Esta semana pude ir al cine en dos ocasiones, siendo la primera para ver Logan Lucky y la segunda el clásico ochentero, El Resplandor. Lamentablemente no he podido terminar el visionado de la temporada 3 de Rick y Morty (apenas voy a la mitad), ni tampoco pude ir a ver la nueva versión de It al cine, cosa que haré en un par de días si es que no encuentro antes un billete dorado en mi Gansito para conocer la fábrica de Marinela. En fin, comencemos el recuento fílmico de esta semana.

Stanley Kubrick en cines

the-shining

Existen pocas frustraciones en el andar de un cinéfago como la de no poder ver los grandes clásicos en pantalla grande. Para las exhibidoras gordas no es negocio; o es lo que ellos creen. Del 10 de agosto al 17 de septiembre se proyectaron en algunos complejos de Cinépolis las seis últimas cintas de nuestro santo patrono del celuloide, Stanley Kubrick, y por supuesto que hice acto de presencia para contemplar dicha maravilla. Por diversas razones solo asistí a dos de las seis citas, teniendo el privilegio de estar frente a La naranja mecánica y El Resplandor de un modo que jamás había experimentado: en una sala de cine repleta de gente. Sé que para las empresas representa un riesgo enorme otorgarle 4 días de la semana a películas que quizá a pocos (en comparación al flujo de clientes habitual) interesa, y que estamos hablando de un número reducido de películas “viejas” que son conocidas -al menos de nombre- por la  inmensa mayoría, pero, ¿y si hicieran lo mismo con Hitchcock, con Fellini, con Kurosawa, con Buñuel, con Bergman?, igual y les sorprendería saber la cantidad de gente que está interesada en ver esas filmografías en la gran pantalla. Los farsantes que van por pura pose también pagan, y además compran hartas palomitas. No sé, Cinépolis, piénsalo.

Tempestad, la candidata de México para el 2018

Tempestad

Esta semana se dio a conocer que el documental Tempestad, dirigido por Tatiana Huezo, sería la producción mexicana que represente a nuestro cine ante los premios de la Academia Española (Mejor película Iberoamericana) y la Hollywoodense (Mejor película de habla no inglesa); el Goya y el Oscar, pues. Tengo sensaciones opuestas ante esta decisión, y es que, al menos en los premios de la Academia gringa no solemos ver documentales compitiendo en categorías ajenas a la propia, por eso me parece que podemos dar esa bala por perdida, y ojo, la película es magnifica, brutal y bella, pero no sé si lo logre romper con las barreras impuestas por esta institución, que no se caracteriza precisamente por ser la más abierta que existe. En fin, todo el éxito del mundo para Tempestad.

89 ganadoras del Oscar y mis 10 menos favoritas

Oscars ticket

De 1929 hasta la fecha se han premiado a 89 filmes en la categoría de Mejor película en los Premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS por sus siglas in english), y bueno, hace bastantes meses me di a la tarea de ver todas y cada una de las cintas que se llevaron a casa a la famosa estatuilla conocida como Oscar. Cuando comencé este pequeño reto había visto en su mayoría los films ganadores de la década del noventa para acá (no todos) y algunos otros dispersos pertenecientes a tiempos previos. Esta semana conseguí completar el objetivo, siendo The great Ziegfeld (1936) la película con la que di por terminada mi tarea. La mayor parte de estas producciones son realmente dignas de pasar a la posteridad, sin embargo me dediqué a enlistar las 10 películas que menos disfruté durante esta travesía o que considero inferiores a sus competidoras, y el año en que fueron premiadas. Son las siguientes:

  • Gentleman’s agreement (1948)
  • From here to eternity (1954)
  • Lawrence of Arabia (1963)
  • Tom Jones (1964)
  • Oliver! (1969)
  • Out of Africa (1986)
  • Dances with wolves (1991)
  • Shakespeare in love (1999)
  • Crash (2006)
  • Moonlight (2017)

Sí, el Oscar no siempre coincide con el gusto de los cinéfilos, y no precisamente se dedica a premiar a las cintas con mayores méritos técnicos, estéticos y/o narrativos, pero si uno se aboca a observar desde arriba la lista de películas premiadas durante estas 89 ediciones se puede dar cuenta de la situación social, económica, cultural y política que vivía el mundo en cada época, y esa -creo yo- es la gran aportación que tiene la entrega de este prestigiado hombrecillo bañado en oro.

Autodidactismo cinéfilo

giphy

Asistir a una escuela de cine no es una opción que todo el mundo tiene, y habiendo desertado de una (en su tiempo medio jodida) puedo decir que quizá no sea lo mejor para el 100% de los aspirantes a realizador(a). La educación académica se divide en dos grandes sectores: la producción y la apreciación. Para la primera hacen falta algunas clases donde podamos aprender sobre tecnicismos, formatos, equipo técnico y humano, etc. pero claro, el aprendizaje real está en salir precisamente a producir; es casi el único modo de aprender (estando o no en una escuela). Para la apreciación no hace falta más que tiempo, hambre de ver todo tipo de películas y mucha pinche paciencia. La única manera para saber de cine es viéndolo. La forma en que yo consigo ampliar mi bagaje fílmico es a través de listas. Lo primero que hago es fijarme un objetivo, por ejemplo, las ganadoras del Oscar (o los Globos de Oro, o Cannes, o Venecia), entro en internet e investigo cuales son y las copio, luego en un documento de Word las pego y voy resaltando aquellas que ya vi con un color y con otro las que tengo ya a mi disposición para visionar (porque las tengo en físico, porque están en Netflix, porque las puedo bajar), por supuesto las que voy viendo las resalto, hasta acabar con todas y cada una de esas malditas. La gran ventaja de esta dinámica es que hay infinitas posibilidades, desde filmografías por director, por actor, por año, por tema, por festival, por premio.. incluso existen listas de recomendaciones en internet, tipo “15 películas que fueron prohibidas por mi abuelita”, y lo que es bastante bonito de esto es que un filme de esos puede llevarte a descubrir cosas maravillosas que no esperabas encontrar y quizá conozcas algo que eventualmente cambie el rumbo de tu andar (suspiro profundo).

Bueno, mi querido -y quizá único- lector, esto es lo que ha rondado por mi mente y ha pasado frente a mis ojos en la última semana, quizá para la siguiente lo que traiga sea más interesante (seguramente no) y espero que estés aquí para hacerme compañía una vez más. Platícame si tienes algún truco o guía que ayude a ampliar tu espectro fílmico y cómo eliges aquello que verás.

Tenemos una cita la próxima semana. Jar Jar Binks el que no venga.

Jar Jar

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s