Reseña | Okja (2017)

el

Okja CineParrafos

Dir. Bong Joon Ho | Corea del Sur-Estados Unidos | 118 minutos

Sinopsis: Durante 10 idílicos años, la pequeña Mija ha sido la cuidadora y compañera de Okja, un gigantesco animal y una gran amiga, en su casa de las montañas en Corea del Sur. Pero todo cambiará cuando la gran multinacional familiar Mirando Corporation se lleve a Okja para trasladarla a Nueva York, donde la narcisista y egocéntrica CEO Lucy Mirando tiene grandes planes para la mejor amiga de Mija. Sin ningún plan pero con un claro objetivo en mente, Mija viaja a Estados Unidos y emprende una peligrosa misión de rescate que se complicará aún más cuando se tope con diversos grupos de capitalistas, manifestantes y consumidores que también luchan por controlar el destino de Okja. (FILMAFFINITY)

Netflix le ha brindado al mundo grandes producciones originales, destacando principalmente sus series y documentales, y era lógico que tarde o temprano haría lo propio sobresaliendo en la ficción. En estos tiempos los servicios de streaming son el pan nuestro de cada día, sin embargo, para los puristas y ultra conservadores el cine debe ser visto en colectividad ante una pantalla grande o prácticamente no tiene valor. Este debate dio bastante de qué hablar durante la pasada edición del Festival de Cannes, donde se creó una discusión sobre si la ya mencionada plataforma representa un beneficio o un perjuicio para el cine, poniendo a Pedro Almodóvar como el “representante” del bando detractor y a Will Smith del lado de los defensores. Okja parece ser el resultado de una alianza que pone a Netflix dentro de los circuitos de mayor prestigio fílmico y a Cannes como pionero en la interacción entre la modernidad y una tradición centenaria.

Okja es un filme que mezcla el drama y la ciencia ficción con la comedia negra y la fantasía, una metáfora que intenta mostrarnos la crueldad que sufren los animales en los mataderos a través de un animal genéticamente diseñado que pasa por un auténtico viacrucis por culpa de las ambiciones de las grandes corporaciones. La criatura en cuestión es un cerdo del tamaño de un hipopótamo con rasgos de elefante que se comporta como un perro, ni más ni menos.

El mensaje de este filme está muy claro: los intereses propios nos harán realizar cualquier cosa con tal de salir bien librados (en el buen y en el mal sentido). En un tono simplista y tosco, vemos un sinfín de estereotipos desfilando ante nosotros, empezando con el occidental, representado por las transnacionales estadounidenses avaras, ineptas y sin escrúpulos, pasando por grupo de ecologistas que provocan cualquier cantidad de disturbios y traicionan la confianza de una niña pero son muy amables y de noble causa, hasta llegar a oriente, representado por un abuelo surcoreano y su nieta cuya vida es verde, armoniosa y sabia. Ah, también se llevan a los mexicanos entre las patas dejándolos como los obreros que laboran en el matadero.

Okja es -en una opinión muy personal- un intento fallido de crear un clásico instantáneo, por momentos nos recuerda a E.T. y a ratos a La historia sin fin con aquel dragón de aspecto canino llamado Falkor, incluso tiene una escena que nos remonta a la niña durmiendo sobre el vientre de Totoro en el clásico de Hayao Miyazaki, no obstante, creo que la madera de la que cortamos es de una calidad bastante corriente, y es que el doble personaje interpretado por Tilda Swinton nos evoca más a películas como The Big Fat Liar y demás mierdas de principios de la década anterior. De lo hecho por mi querido Jake Gyllenhal prefiero no hablar.

En lo que respecta a la criatura en sí, creo que tiene bastante personalidad y llegamos a sentir una empatía casi instantánea hacía su causa, lamentablemente la animación la hace lucir ridículamente artificial y para muchos ese puede ser un elemento distractor importante, aunque cabe destacar que la interacción entre los humanos y Okja está bastante bien resuelta en términos técnicos.

Personalmente he de decir que soy un amante ferviente de los animales y sus derechos, pero estoy en contra de la sobreexposición de imágenes en las que se muestra la crueldad de la que son victima en diversas situaciones, y el hecho de encontrar en esta cinta un modo de exponer el tema a través de una criatura inexistente me parece un gran logro, y es que de verdad encuentro excesivamente morbosa la idea de que para concientizar a la gente sobre esta causa haya que someterla a una tortura dentro de otra tortura.

Voy a recomendar esta película por un asunto de relevancia social, aclarando enfáticamente que su selección para competir por el premio gordo en Cannes es para Netflix y no para la película, y que si vale la pena verla no es por la criatura, ni por el cast, ni por Cannes, ni por Netflix, es por el derecho a la vida y a la dignidad de los animales. Okja, más útil que bonita.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

7

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s