Reseña | American Honey [Dulzura Americana] (2016)


American Honey.jpg

Dir. Andrea Arnold | Reino Unido-Estados Unidos | 162 minutos

Sinopsis: Star (Sasha Lane), una adolescente, deja a su familia disfuncional para unirse a un equipo de ventas de suscripciones de revistas, que recorre, vendiendo puerta a puerta, el midwest estadounidense. Rápidamente se siente a gusto con el grupo de jóvenes, al que también pertenece Jake (Shia LeBeouf), y adopta su estilo de vida, entre veladas bañadas en alcohol, pequeños delitos e historias de amor… (FILMAFFINITY)

En medio de tanta porquería falsamente premiable, aparecen joyas cinematográficas también premiables, pero estas segundas, totalmente honestas.

No pude evitar el pesar, o quizá la empatía por los personajes que la directora inglesa Andrea Arnold apenas traza, para que sean justamente éstos por medio de cada interpretación, los que desenvuelvan al espectador dentro del filme cual alberca de una gran residencia lista para recibir en sus plácidas aguas a los que quieran nadar. Pero aquí, querido lector, tenemos a personajes tan sutilmente dibujados que lejos de invitarnos a nadar confortablemente en una piscina, nos regalan y hacen sentir una de las películas más tiernamente dolorosas del cine contemporáneo. No pude evitar el pesar por recordar y hacer una analogía del eterno perdedor y por ende inalcanzable de los burdos protagonistas firmados por los apologetas del desmadre y la estupidez: Travis Bickle del Scorsese más genial pero no por eso venido a menos de Taxi Driver, con respecto a Jake, del hipster por antonomasia: Shia LaBeouf. O quizá solo fue empatía por un personaje totalmente autodestructivo como Star de Sasha Lane con relación a la total codependencia con Jake, seres humanos atrapados en el limbo de todos los soñadores que son solo eso: soñadores. Pessoa ya hablaba de tantos con virtudes, de tantos con aptitudes, y de tantos que en dos horas de estar echando hierba ya hicimos más que Napoleón Bonaparte y Cristo juntos, y es preciso el echar hierba para estos tristísimos personajes, como es preciso drogarse, tener sexo, emborracharse, y quedar bien con Krystal (Riley Keough) para poder tener un empleo sabiendo que no pueden tener sus vidas. Sus vidas van por ahí, por los caminos, por las carreteras, con la fría filosofía de vivir al día, pero sabiendo que al término de este, seguirán siendo la misma juventud perdida que serán… y ellos lo saben… y ellos lo asumen… y ellos están aterrados… pero ¿qué se puede hacer? Caldo de cultivo en armonía con la actual realidad del mundo: Jóvenes echados a perder desde antes de nacer,  xenófobos y xenófilos al mismo tiempo, viviendo en el instante, un instante que se perderá, una pérdida que no significará nada para nadie… excepto por Arnold, que a quemarropa nos lanza a un escenario que de tan distópico, pareciese utópico, en un sentido inverso con el significado semántico de la palabra.

Y pues… no pude evitar el pesar, quizá la empatía por mi tipo de personajes favoritos: perdedores que aun sabiéndose perdedores, aún con todo esto, siempre tendrán  buenos amigos con los cuales tener plácidas pláticas de todo tipo, buenos cafés baratos, malos vinos baratos, siempre tabaco, revistas que mostrar, putas baratas y por qué no, un buen porro.

Gracias Jake, gracias Star… y sobretodo… gracias Travis.

Tengo una 9 mm en mis manos temblando,

Apuntando a la parte más endeble de mi cráneo.

Pensando en dejar de pensar y perforar mi sien,

Pero quitarle al mundo a su mejor poeta no estaría bien

Estoy flotando pero pesa… mis signos vitales cesan,

Un ángel negro se acerca… me abraza y luego me besa.

Me dice: “NO TENGAS MIEDO”… la vida solo es el prólogo,

Este el primer capítulo, siéntate y ponte cómodo.

Me estoy arrancado el odio… pero el odio no se deja

Y siento como todo ese odio ahora se ha convertido en rejas.

Quiero poder volar libre como los demás espíritus

Entre amor, tulipanes y dulces sueños idílicos

Pero aquí solo hay espinas, pesadillas y narcóticos

Sedando hasta las ganas de fijarme algún propósito

Veo a mi madre llorar frente al ataúd pidiendo que…

Le devuelvan a su hijo o que la lleven con él.

Esto tan solo es el prefacio… una tumba sin epitafio

Dios bendice a los malditos y hace pagar a los sabios.

Oigo luces veo sonidos…cordura abandono el nido

Veo a la nada devorar mi todo… y me entrego al olvido…

Extracto de AL FINAL NADA ES REAL de Lirika Inverza.

Por Jorge Enrique Munguía Quintero

(Ver trailer)

10

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s