Reseña | Hidden Figures [Talentos ocultos] (2016)


Hidden Figures.jpg

Dir. Theodore Melfi | Estados Unidos | 127 minutos

Sinopsis: Narra la historia nunca contada de tres brillantes mujeres científicas afroamericanas que trabajaron en la NASA a comienzos de los años sesenta (en plena carrera espacial, y asimismo en mitad de la lucha por los derechos civiles de los negros estadounidenses) en el ambicioso proyecto de poner en órbita al astronauta John Glenn. (FILMAFFINITY)

“Nunca he creído que por ser mujer deba merecer tratos especiales. De creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres, y yo no soy inferior a ninguno de ellos.”
–Marie Curie

En tiempos tan asquerosamente correctos políticamente hablando, con un supremacista racista en el norte y con las minorías sociales que no saben qué hacer consigo mismas, nos llegan dos películas oscareables que tratan justamente sobre esto: Fences y Hidden Figures, en pleno campo de abono tras los Oscars so White del año pasado. No tengo problema con las minorías, de hecho yo soy una, gordo pero apeteciblemente apuesto…es broma… en todo caso esta película sobre personas negras y aparte mujeres y aparte trabajadoras en la NASA, no es ni apetecible ni apuesta por algo más que intentar darnos a conocer una parte de las vidas de 3 mujeres, si es que podemos extraer algo de una parte de una vida y aparte de 3 distintas y valentonas, eso sí, féminas que crecieron a la par de los temores que había en aquéllos tiempos por posibles amenazas nucleares y fueron parte de un equipo… blah blah blah, usted ya conoce el final ( Gracias a todos los dioses, el filme dura apenas hora y media).

A ver, ya en serio. Podemos tomar en cuenta que querer ser incluyente en estos tiempos postmodernos ya no solo resulta en sendos pleonasmos que tienen que ver con una desafortunada ideología de imponer condiciones de iguales a partir de ridículos y maniqueos retratos de la sociedad afroamericana o cualquier minoría a la cual se pueda acudir en estos momentos con la memoria, sino que con el afán de defender lo que se es propio, se termina por imponer lo que quizá no lo es. Y ¿a qué me refiero con esto? No son necesarias películas tan pobremente ejecutadas para hablar de temas tan importantes como lo son la igualdad en todos los sentidos en la actualidad. Cuando queremos conocer el genio o el no genio de estas mujeres en sus entornos, quedamos atrozmente martirizados cuando nos explican su talante o brío por sus deseos de ingresar a una escuela, por lo tiernas que son sus hijas, que ni en la pinche película las mocosas tienen un ápice de enfadosas, o por que IBM va a recortar puestos y la única forma de salvarlos es trabajar con sus mismos productos. No podemos conocer realmente al personaje A, si B, C, D o E nomás nos tienen dando vueltas en tanto que no hacen una apropiada intervención para conocer al personaje A o a los demás personajes principales. En pocas palabras, nunca conocemos a los personajes por sí mismos, sino que son solo resultado y producto de una suma de factores demasiado descolorida para acentuar sus verdaderas personalidades y deseos. Jim Parsons y Kirsten Dunst son dos blancos tan bruscamente trazados como obstáculos para nuestras heroínas que uno termina apabullado por la pobre presencia de los sujetos de los que habla el filme en cuanto a su defensa como personajes mismos que habitan una minoría tristemente opacada hasta el día de hoy, pero con este tipo de defensa de identidad y género nomás nos hacen pensar los productores de las distintas películas cada maldito año nominadas, que no buscan igualdad, sino intentar dar tristeza para que esas minorías ocupen el lugar que invariablemente ocupan. La película es un maratón de cliché tras cliché tras cliché y así hasta que gracias a las supremas deidades aparecen los créditos finales. Si usted tiene la oportunidad de leer esto, lo invito a comprobar por usted mismo todas las reseñas y críticas que pueda leer, pero casi le rogaría que si ve esta película, la vea cuando tenga insomnio o hierbas tranquilizantes no hayan hecho el efecto para dormir.

Por Jorge Enrique Munguía Quintero

(Ver trailer)

4

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s