Reseña | Lion [Un camino a casa] (2016)


Lion.jpg

Dir. Garth Davis | Australia-Estados Unidos-Reino Unido | 118 minutos

Sinopsis: Saroo Brierley es un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta, a miles de kilómetros de casa. Tras un largo viaje acabó siendo adoptado por una pareja australiana. Veinticinco años después, con la única ayuda de Google Earth, Saroo intentará encontrar a su familia biológica. (FILMAFFINITY)

Cuando vi por primera vez el avance de este filme tuve dos principales preocupaciones, siendo la primera el encontrarme con otra Slumdog Millionaire, y la segunda que Dev Patel no diera el ancho para un drama que exigía que se desprendiera de esa apariencia del típico chico inocentón que se toma todo a la ligera. Buenas noticias, salimos exentos de ambas.

Lion es una película claramente divida en dos espacios temporales y geográficos que narra a su vez dos historias dotadas cada una de total complejidad dramática; la del Saroo de cinco años que vaga solo por alguna provincia de la India, y la del Saroo adulto que lleva una vida en la que -casi- nada le falta, al lado de su familia adoptiva y de una chica que parecería ser su perfecto complemento.

La idea de un joven que pretende encontrar una aldea de la que no recuerda nada más que un par de datos confusos a través de Google Earth podría parecer que roza lo fantasioso y un recurso chapucero al tratarse de un método que requiere de la intervención de la diosa fortuna, sin embargo, las circunstancias que llevan a nuestro personaje a embarcarse en esta salvaje travesía también necesitaron de una dosis alta de -¿mala?- suerte.

Lion está sustentada gracias a una serie de interpretaciones bastante potentes, encabezadas por Nicole Kidman y el ya mencionado Dev Patel, cuya evolución actoral es bastante evidente y merecedora de más roles protagónicos. Además del casting, este film cuenta con guión que opta por contarnos la historia de forma lineal y sin complicación estructural alguna, lo que permite que el espectador tarde mucho menos en identificarse con los personajes y en adaptarse a la situación. Que la forma de un guión sea simple tampoco resulta negativo si está bien ejecutada.

Recomiendo el visionado de este filme  a todo aquel que busque la emoción por encima de cualquier cosa, y es que estamos ante una cinta que, como ya mencioné, deja un espacio muy amplio para aquello que muchos llaman “suerte”, no obstante, si nos ponemos a intentar basar el argumento en la lógica matemática estaríamos dejando de lado -y llámeme cursi repugnante si así lo desea- ese elemento que hace funcionar al universo poético y del que muchos, muchísimos, están locamente necesitados: la esperanza. Lion, ruge, y ruge bien.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

9

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s