Reseña | Moonlight [Luz de luna] (2016)


Moonlight.jpg

Dir. Barry Jenkins | Estados Unidos | 111 minutos

Sinopsis: Chiron es un joven afroamericano con una difícil infancia y adolescencia, que crece en una zona conflictiva de Miami. A medida que pasan los años, el joven se descubre a sí mismo y encuentra el amor en situaciones inesperadas. Al mismo tiempo, tiene que hacer frente a la incomprensión de su familia y al violento ambiente de su barrio. (FILMAFFINITY)

Cada que se llega la época de premios en la esfera hollywoodense nos llenamos los ojos de biopics, películas con Meryl Streep, algunas bélicas, y esa especie de nueva subcategoria “soy una minoría oprimida, denme muchos premios”. En algunos casos lo tenemos por partida doble como en Hidden Figures (racismo/machismo) y Moonlight (racismo/homofobia).

Trataré de ordenar mis ideas de la manera más elocuente posible para no rozar ninguno de los dos extremos que bordean esta película. Primero comenzaré por señalar que Chiron, nuestro protagonista, va muy lejos aún cuando tiene una personalidad que roza lo inanimado, vaya, es un superviviente nato y eso siempre será de agradecerse como espectador. Segundo, la historia se nos cuenta a través de un modo tan modesto e intimo que por momentos nos metemos de lleno en el filme esperando que todo explote de una vez por todas, y a ratos nos pega la narcolepsia progresiva por lo predecible que se vuelven los dos últimos tercios de la película.

Lamento mucho haber tocado ambos extremos, pero Moonlight es uno de esos filmes que me encantaron por momentos (el primer episodio, en concreto) y a ratos sufría por lo monótono de nuestro personaje principal y esa evolución tan camuflada que debemos ver a high speed.

Veo como un esfuerzo bastante plausible el de adaptar esta especie de Brokeback Mountain a las calles de una comunidad negra, pero no dejo de ver entre lineas ese oportunismo que busca hacer mella en la oscuros pasados -y presentes- de los blancos para obtener muñequitos dorados a través de las culpas históricas que ya hicieron incluso modificar los reglamentos en la Academia de Hollywood, y no es que hacer un Brokeback Mountain from the hood no sea un logro fílmico genuino, pero vaya, con el presente político que viven los Estados Unidos cualquier cosa puede pasar y más de uno quiere agarrar cacho.

No, no es que no estemos ante un filme sobresaliente en determinados aspectos (la dirección principalmente), pero para un servidor no resultó ser algo de otro planeta, tal vez porque no encontré mucha identificación con el personaje central de la historia, quien tiene derecho a prescindir de carisma y de un coraje épico (igual que en la realidad, hay personas de todo tipo), pero vamos, tampoco es que me haya encontrado con una historia de lo más impresionante, cosa que honestamente sí me esperaba y que acabé por lamentar.

Lastimosamente hay cintas con las que uno nada más no puede conectar, sin embargo, no dejaré de alentar a nadie si tiene intensiones de experimentar el visionado de esta película, esperando sinceramente que el sabor de boca que obtengan sea bastante más dulce que con el que finalizó un servidor. Moonlight, una luna tristemente eclipsada.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

7

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s