Reseña | The Haunting [La mansión de los espectros] (1963)


the-haunting-cineparrafos

Dir. Robert Wise | Reino Unido-Estados Unidos | 112 minutos

Sinopsis: Acompañado de un grupo de personas, un científico se instala en una vieja mansión, donde han se han cometido terribles y misteriosos crímenes. Su objetivo es comprobar si siguen produciéndose en el lugar fenómenos extraños. Una de las invitadas es la insegura Eleanor, cuyas habilidades psíquicas le hacen sospechar que de algún modo está conectada con los espíritus que todavía habitan la vieja mansión. (FILMAFFINITY)

En estos tiempos postmodernos, y desde lo que atañe al cine, podríamos asegurar que en las películas de horror ya no importa tanto el fondo sino la forma. James Wan lo demostró en The Conjuring (2013) con soltura y precisión al contarnos una historia bastante convencional pero llena de buenos momentos al desarrollarse y multiplicarse en sustos.

Si bien es cierto que The Exorcist (Friedkin / 1973) sentó las bases para el cine ultra terrorífico en un sentido práctico, diez años antes Robert Wise consiguió filmar una súper película de terror en el entendido más barroco posible. The Haunting es una película especial dentro del buen cine sesentero de horror que inundó el planeta, pero ojo, este no es un cine de explotación barato, sino que el realizador construye una puesta en escena riquísima en claroscuros, descendiente del más exquisito y cuidado expresionismo del siglo XIX Y XX. Las luces y sombras que proyectan la casa embrujada en cuestión solo alcanzan forma – y no solo son luces genéricas, vacías y amorfas – cuando el desarrollo de personajes va progresando con relación al vínculo que establecen personajes y la casa misma; y las luces y las sombras; y los ángulos de cámara desafiantes y extáticos  y provocadores que el cinefotógrafo Davis Boulton consigue al retratar la psicosis de uno de los personajes con la construcción de sets en el diseño de arte y el preciso montaje para sumergirnos en una historia desesperante y provocativa a lo Repulsion (Polanski / 1965), y que seguramente el director de El pianista vio y estudió para hacer su obra maestra y proseguir después con el clásico Rosemary’s Baby (1968).

El mérito de Wise radica, de nueva cuenta, en construir y en de construir un espacio habitado por las mismas formas asfixiantes y apabullantes del cine alemán de inicios del siglo XX. Por supuesto que Lang, Murnau, Wiene y compañía son bebida y alimento para esta propuesta que exhibe sus rasgos mayoritariamente fuertes en la expresión visual de barroquísimos elementos propios de una casona de la época victoriana y lo que ésta esconde… lo que guarda y lo que quiere. Y pues cuando nos enfrentamos a una casa donde los fantasmas son equivalentemente proporcionales a las tablas de madera que chirrían, la deficiente instalación eléctrica, y la arquitectura a formal de la casa con puertas que se cierran solas simplemente por conceptos geométricos en su construcción, no queda otra que ver el filme plácidamente desde nuestra casa, o ser personajes destinados a que los poltergeist nos alcancen aun cuando estamos resguardados tras una pantalla… o en el peor de los casos, ser el personaje mismo.

Por Jorge Enrique Munguía Quintero

(Ver trailer)

10

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s