Reseña | Carol (2015)


CateBlanchettRooneyMaraCarol_article_story_large

Dir. Todd Haynes | Reino Unido-Estados Unidos | 118 minutos

Sinopsis: Nueva York, años 50. Therese Belivet (Rooney Mara) es una joven dependienta de una tienda de Manhattan que sueña con una vida mejor cuando un día conoce a Carol Aird (Cate Blanchett), una mujer elegante y sofisticada que se encuentra atrapada en un matrimonio infeliz. Entre ellas surge una conexión inmediata que irá haciéndose más intensa y profunda, cambiando la vida de ambas para siempre. (FILMAFFINITY)

Soy un firme defensor de que un drama romántico de trama ultra-sencilla puede ser tan efectivo como cualquier cinta de narrativa no ordinaria si es contado del modo adecuado. Carol no es un filme innovador en ningún sentido, al contrario, aún cuando cuenta la historia de amor entre dos mujeres en la década del 50 se puede decir que es una propuesta bastante conservadora, no obstante, lleva elementos muy comunes a niveles que alcanzan a tocar la exquisitez.

A diferencia de otras propuestas, en las que todo se construye alrededor del actor para buscar su lucimiento, en Carol tenemos a un par de actrices que se meten -a un nivel por encima de lo magnifico- en la piel de dos personajes que viven realidades diferentes pero buscan un mismo objetivo emocional, y repito, aunque la historia está contada a base de fórmulas que se han visto hasta la saciedad, estamos ante el ejemplo de que el estereotipo bien ejecutado sí es capaz de conseguir que el espectador conecte emocionalmente sin sentirse insultado de manera intelectual.

Para un servidor, el éxito de Carol está en que como público logramos una conexión bastante íntima con los personajes principales, como si todo sucediera en una pequeña habitación en la que solamente estamos Carol, Therese y nosotros. Puede que pensemos que no hay mucho de dónde identificarse con la historia de un romance lésbico ocurrido a mediados del siglo pasado, pero Carol es un filme sobre mucho más que eso, es un tratado sobre la toma de decisiones, las prioridades en la vida, las inseguridades, el deseo y la represión -como casi siempre- motivada por terceros. Siempre hay algo con lo cual nos vamos a ver reflejados.

Recomiendo ampliamente el visionado de esta película, cuya duración de casi dos horas se pasa como agua, y es que a pesar de no ser una propuesta narrativa sin precedentes en ningún aspecto, sí que tiene un trasfondo de lo más interesante. Lamentablemente, y aún con su estupenda manufactura, sus interpretaciones de primera categoría y sus varias nominaciones a los grandes premios de la industria, Carol parece no estar entre las grandes favoritas de dichos reconocimientos, que por otra parte sólo sirven para inflar un negocio de por sí poco serio. Espero honestamente que el espectador no pase por alto esta cinta y nos tomemos una tarde para echarle un vistazo, créeme que vale la pena.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

9

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s