Reseña | Joy: El nombre del éxito (2015)


7c8f369f-f42f-465e-beec-52e29ee78aae-1020x612

Dir. David O. Russell | Estados Unidos | 124 minutos

Sinopsis: Joy Mangano, una humilde trabajadora de Long Island, acabó convirtiéndose en una popular inventora de productos del hogar y también en uno de los rostros más conocidos de la teletienda americana. (FILMAFFINITY)

Cada que me entero que habrá otra colaboración Jennifer LawrenceBradley CooperRobert De NiroDavid O. Russell me entra una especie de ansiedad por tener que ver una película más hecha única y exclusivamente para el lucimiento de los tres primeros y cuyas razones para ser producida no van mucho más allá de sólo eso. Este filme, por supuesto, no es la excepción.

Esta cinta nos narra del modo más común y corriente la historia de superación de un personaje que batalla, no sólo para mantener el equilibrio de su vida en casa, sino para hacerse de un lugar en el mundo profesional, armada por sus propios medios en una sociedad en la que la mujer comenzaba a dejar de guardarse los sueños para sí misma e intentar llevarlos a cabo.

Joy es una película con más flaquezas que virtudes, y es que para ser honesto no podemos esperar mucho de una cinta en la que se denuncia la discriminación hacia el sexo femenino a través de la historia de éxito de una mujer que recibe su oportunidad gracias a un hombre que evidentemente la separa del montón por su juventud y belleza, y no es que el personaje no pudiera ver el potencial del producto a vender, pero el modo en que ese primer encuentro se retrata, deja ver de manera implícita una cierta preferencia por dichos motivos. Y no creo estar alucinando.

La película trata -a través de personajes excéntricos con universos mentales igualmente absurdos- de salirse del patrón establecido en la biopic contemporánea, pero me parece que dicho intento no se resuelve del modo correcto, y la razón es que estos pequeños parches (como en el caso de la madre de Joy) lucen como el resultado de una fallida negociación entre O. Russell y los productores en la que se pretendía proponer un estilo salido de los dogmas hollywoodenses y la cual terminó con un pedacito de extravagancia y nada más.

Joy es una película que -al igual que la filmografía de este realizador- se me acabó por atragantar, y la verdad me parece que estábamos ante una historia con mucho potencial que termina desperdiciándose al contarse a través de un estilo muy poco definido y cuyo único propósito -repito- es el de servir para el desenvolvimiento total de los actores consentidos de David O. Russell. Quisiera haberme encontrado con un filme más honesto y menos caprichoso, pero la verdad sea dicha, tampoco se le pueden pedir peras al olmo.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

7

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s