Reseña | Star Wars VII: El Despertar de la Fuerza (2015)


star-wars-horizontal

Dir. J.J. Abrams | Estados Unidos | 135 minutos

Sinopsis: Treinta años después de la victoria de la Alianza Rebelde sobre la segunda Estrella de la Muerte, la galaxia está todavía en guerra. Una nueva República se ha constituido, pero una siniestra organización, la Primera Orden, ha resurgido de las cenizas del Imperio Galáctico. A los héroes de antaño, que luchan ahora en la Resistencia, se suman nuevos héroes: Poe Dameron, un piloto de caza, Finn, un desertor de la Primera Orden, Rey, una joven chatarrera, y BB-8, un androide rodante. Todos ellos luchan contra las fuerzas del Mal: el Capitán Phasma, de la Primera Orden, y Kylo Ren, un temible y misterioso personaje que empuña un sable de luz roja. (FILMAFFINITY)

(Reseña libre de Spoilers)

Lo normal en este tipo de películas es leer/escuchar los juicios extremistas de fanboys y haters, o es maravillosa o es una basura. Una de las opiniones que más he leído en redes sociales es que El despertar de la fuerza es una película tramposa que apela a la nostalgia y no propone nada del otro mundo, y justo ahí radica la contradicción, los -horribles- Episodios I, II y III no gustan a casi nadie por esa ausencia de caras conocidas, por ser y no ser, por querer y no poder. El Episodio VII quiere, puede, y lo lleva a cabo.

Muchos hablan de que estamos ante un filme de argumento repetitivo y de poca propuesta, pero a ver, Star Wars es, y siempre ha sido, el clásico viaje del héroe con toda la emotividad y la cursileria que aquello conlleva, no es un relato, valga la ironía, de otra galaxia, es sencillo y funcional. Punto. Ahora, eso de que se apela a la nostalgia para atraer a las “victimas de la mercadotecnia”, puede ser, y es válido, ya quisiera cualquier otra saga marcar esa huella en la historia del cine a casi 40 años del estreno de su cinta original; por otra parte recordemos que estamos ante una secuela, claro que tenemos que volver a ver a Han Solo, a Leia y a Chewbacca, ¿qué clase de secuela borra su pasado nada más porque si?. No tendría sentido alguno.

Star Wars: El despertar de la fuerza es una película que sigue la tradición pero tiene una personalidad propia, cuenta al frente con personajes de lo más humanos -droides incluidos- que nos echan a la bolsa desde el primer instante. El filme se desarrolla en escenarios similares a los de la trilogía original, pero aquello no quiere decir que sintamos una atmósfera repetitiva, es una sensación de regresar a un lugar del que nunca nos fuimos. Suspiro.

Vamos a decir la verdad con todas sus letras, El despertar de la fuerza no busca engañar a nadie, y si esta película no llena las expectativas de alguien probablemente se trate una persona que está pensando en un universo ficticio diferente, y aunque pertenezcan a la misma compañía esta no es una película de Marvel, quienquiera que conozca la saga -y no hablo únicamente de expertos- sabrá reconocer que la esencia (de un mundo fantástico que parecía herido de muerte con las abominables, y ya mencionadas, precuelas) permanece intacta.

Creo firmemente que lo mejor que le pudo pasar a Star Wars fue que George Lucas cediera la dirección a terceros, porque aunque lo más lógico sería que el propio padre de la saga fuera el más indicado para tomar las riendas, el toque fresco de J.J Abrams es más que benéfico. Sí, estamos ante un trabajo del mismo tonelaje que los Episodios IV, V y VI. Que la obra original es insuperable, si, que Kylo Ren no es Darth Vader, también.. pero de que estamos ante una secuela que les roza los talones, de eso no me queda la menor duda.

Star Wars: El despertar de la fuerza no necesita que un tipo como yo la recomiende, ese trabajo ya está hecho, lo que sí me queda por compartir es que como fan de la saga salí del cine con un sabor de boca delicioso, aún con las palomitas extra saladas que me vendieron, y como blogger honestamente no tengo quejas tan grandes como para no declararme satisfecho; aunque como digo siempre, no estamos ante un filme perfecto, y en gran medida lo digo por el pobre CGI en dos de sus nuevos personajes, pero dado que se trata de una película sobre la que pesa una expectativa del tamaño de Jabba the Hutt, la verdad es que sale bastante bien librada. Star Wars: El despertar de la fuerza, bastante lejos de pasarse al Lado Oscuro. Una maravilla.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

9

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s