Reseña | Ex Machina (2015)


ex-machina

Dir. Alex Garland | Reino Unido | 108 minutos

Sinopsis: Un programador multimillonario selecciona a Caleb, un joven empleado de su empresa, para que pase una semana en un lugar remoto con el objetivo de que participe en un test en el que estará involucrada su última creación: un robot-mujer en el que la inteligencia artificial lo es todo. (FILMAFFINITY)

Dicen que una obra maestra no puede planearse, porque el proceso de una película no se ha completado hasta que no ha sido vista por alguien; lo que sí se puede calcular es el ritmo, estructura y resolución del argumento, porque sin un guión impecable no tenemos absolutamente nada.

Ex Machina es un filme que fluye magníficamente de principio a fin, no existe un solo instante en el que se pierda el hilo y las cosas dejen de avanzar, es decir, como observadores estamos permanentemente expectantes de lo que puede continuar. Durante toda la película aparecen en nuestras mentes una cantidad absurda de especulaciones sobre el futuro de la historia, algunas se resuelven de un modo más o menos esperado, pero hay otras que están lejos de ser lo que pensamos, y esas, señores, son por mucho las mejores.

Durante la cinta se van planteando una serie de cuestionamientos realmente interesantes con respecto al tema de la Inteligencia Artificial, asuntos que conciernen más a la moral que al propio desarrollo tecnológico, y nos plantan bastantes dudas sobre el presente en materia de telecomunicaciones y el manejo de nuestra información privada por parte de las grandes corporaciones.

Ex Machina tiene una ventaja bestial que la aísla de superproducciones hollywoodenses de ciencia ficción, y es el hecho de contar con nombres no tan reconocidos en su cartel protagónico. El no saber -al menos en mi caso- quiénes son los actores en los roles principales nos quita una distracción más y nos ayuda a concentrarnos en lo que se está contando. Si la película hubiese sido protagonizada por Tom Cruise o alguna estrella por el estilo tendríamos primeramente que trabajar en intentar hacer a un costado toda referencia preconcebida para fin de adentrarnos en la historia. Afortunadamente aquí nuestra primera impresión es algo generalizado.

En aspectos atmosféricos tenemos una mezcla del confort que sugiere la modernidad, con el horror del enclaustramiento. Los espacios, los colores, la iluminación, están perfectamente diseñados para repercutir en el estado psicológico del espectador. Los realizadores juegan a voluntad con nuestra mente y emociones de un modo por demás soberbio. En términos de efectos digitales la verdad es que no estamos ante una labor perfecta, si bien el trabajo conceptual es realmente brillante, el CGI llega a debernos en un par de momentos. Nada que perjudique nuestra visión de la película, pero hay que señalarlo.

No siempre tenemos la oportunidad de ver nacer un clásico, y créeme, este filme debe tener un lugar entre las grandes obras de la ciencia ficción contemporánea, y si, habrá quien no reconozca el estatus de esta cinta por no estar respaldada por Ridley Scott o Steven Spielberg, pero ni falta que hace, la frescura que aporta esta película al género ya la quisiera cualquiera de los grandes. Espero que por nada del mundo te prives de la oportunidad de ver un filme como este, por favor no te lo pierdas. Ex Machina, poco más que una obra maestra.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

10

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s