Reseña | Abus de faiblesse [Una relación perversa] (2013)


abus-de-faiblesse-04

Dir. Catherine Breillat | Francia-Alemania-Bélgica | 105 minutos

Hay ocasiones en las que a una persona, o más particularmente, a un cinéfilo, le basta visionar una o dos películas de tal o cuál director, movimiento o género para decidir que no quiere ver más del elemento en cuestión, o pasa totalmente lo contrario.

Pocas veces en lo personal me ha pasado que no quiero ver más de tal tipo de cine, pero bueno, esto me aplica para la directora francesa Catherine Breillat. Su obra Anatomie de l’enfer (2004) la mostraba como una cineasta insegura de contar lo que audiovisualmente presenciábamos, una cinta realmente mala en la que cabían escenas pornográficas, una paleta de colores muy desangelada en la fotografía y una pseudo narrativa que apenas le alcanzaba para cubrir una historia de tan solo 77 minutos de duración.

Por otro lado, es increíble ver a Isabelle Huppert desperdiciar su talento en la más nueva película de la citada cineasta, Abus de faiblesse (2013), donde se toca la historia de una directora de cine que tras una parálisis temporal en su cuerpo se ve abocada a salir adelante con terapias y ejercicios para después levantar y financiar su nueva producción con la ayuda de un públicamente conocido estafador. Lo que sigue es una serie de incoherencias vivenciales dentro del film, ya que Breillat se dedica a sacar falsas risas al personaje de Huppert dado que le encanta carcajearse, a mostrarnos encuentros con el personaje de Vilko Piran del actor francés Kool Shen que es el estafador y entre estas dos ¿historias? la cineasta ficticia se dedica a firmar cheque a diestra y siniestra que la van despojando de sus ahorros de vida.

Es surrealista como un personaje puede llegar a ser tan estúpido en sus acciones y con ello provocar la exasperación en el espectador, para no darse cuenta que el delincuente –que vio y conoció en un noticiero enorgullecerse de cómo despojó de riquezas a distintas personalidades- en sus propósitos lo único que existe es seguir siendo el mismo llegando al punto de denigrar al personaje de Huppert y ella a lo único que atina ¡es a reírse y firmar cheques al estafador!

Lamentablemente a esta película de la francesa lo único que queda es preguntarse si lo que le pasó en la vida real, en la cual está basada la historia del film fue así de absurdo o pudo haber sido en el papel una mejor historia que la presentada.

Por Jorge Enrique Munguía Quintero

(Ver trailer)

3

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s