Reseña | Goodnight Mommy (2014)


film_1409430048423346

Dir. Severin Fiala & Veronika Franz | Austria | 99 minutos

Titulo original: Ich seh, Ich seh

Sinopsis: Es pleno verano, y dos hermanos gemelos esperan pacientemente a que su madre regrese a casa tras una operación de cirugía plástica. Cuando llega con la cara completamente vendada se muestra fría, distante y obsesiva. El cambio en su personalidad hará que los niños se pregunten si la mujer es realmente su madre o se trata de una impostora. (FILMAFFINITY)

Vivimos en una época en la que nadie se molesta por esperar a que una historia se desarrolle conforme su propia naturaleza se lo pide, queremos saberlo todo desde el comienzo y nos desesperamos por no saber quiénes son los personajes o hacia dónde van, exigimos que nos den todo ya regurgitado como a los polluelos, y lo que acabamos obteniendo por lo regular es vómito.

Goodnight Mommy o Dulces sueños, mamá es un filme que nos va dejando migajas de información durante la mayor parte del tiempo, únicamente nos permite entrever lo que sucede y nos obliga a ser pacientes de manera permanente, y aquel que desee especular sobre el desenlace de la historia lo hará bajo su propia responsabilidad. Al final puede haber sido predecible para algunos y sorprendente para otros. Si estás de acuerdo con las estructuras a lo Hansel y Gretel y no tienes conflicto con ir detrás de las migas, estás del otro lado.

En lo que se refiere a la atmósfera de la película creo que es en donde radica su mayor fortaleza, nos movemos en el interior de una casa que nos mantiene aislados de cualquier otra cosa que no sea la voluble mente de los personajes. El enclaustramiento mismo, ya de por sí violento, representa a la perfección el estado mental de los pequeños protagonistas, esta especie de trampa mortífera de la que son presa y la cual poco a poco los va rumiando hasta hacerlos perder su propia identidad.

Goodnight mommy es una estupenda pieza de horror dramático que se vale de elementos con los que la mayoría de nosotros contamos (familia/hogar) para generarnos esa inquietud de que puede que no todo esté tan bien como creemos o en determinado momento puede no estarlo. Los monstruos no viven siempre debajo de la cama, cuando no compartimos habitación con ellos puede ser señal de que la habitación somos nosotros.

Ich seh, ich seh, Goodnight MommyDulces sueños, mamá o como gustes llamarle, es un filme que recomiendo a todo aquel que disfrute del horror contenido, que esté dispuesto a sacrificar un poco de gore a cambio de la inquietud provocada por lo que no se conoce, pero sobre todo al espectador que disfrute del cine bien escrito preocupado por entregar una propuesta sólida que no se ande por la ramas. ¿Es este el mejor filme de horror del año? No, pero no hay ninguna necesidad de que lo sea para pasar un rato de exquisito desasosiego.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

8

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s