Reseña | Pan (2015)


IMG_3901.DNG

Dir. Joe Wright | Estados Unidos-UK-Australia | 111 minutos

Sinopsis: Peter, un chico rebelde de 12 años, ha pasado toda su vida en un sombrío orfanato de Londres. Durante una noche delirante, se ve transportado desde el orfanato a un mundo fantástico de piratas, guerreros y hadas llamado Nunca Jamás. Mientras vive extraordinarias aventuras, intenta descubrir por qué su madre lo abandonó en el orfanato después de nacer. En compañía de la guerrera Tigrilla y de su nuevo amigo el Capitán Garfio, Peter debe derrotar al implacable pirata Barbanegra para salvar el país de Nunca Jamás y descubrir su auténtico destino: convertirse en el héroe que será conocido para siempre con el nombre de Peter Pan. (FILMAFFINITY)

Es bien sabido que Hollywood se agarra de formulillas que no suelta hasta que encuentran una nueva, y parece ser que estamos en la fase de re-interpretar los relatos que en épocas anteriores se llevaron al cine con técnicas animadas, pero ahora los tenemos en versiones live action (con personas reales, pues).

Pan es una película que intenta explicar el origen de la historia propuesta en la obra de teatro de James Matthew Barrie, y la verdad es que en ese aspecto lo que se cuenta no está nada mal, me parece que el argumento es lo más sobresaliente de este filme, no obstante, cuenta con una ejecución malograda que opaca por completo ese universo creado especialmente para intentar darle un origen “lógico” a la historia clásica.

Más allá del buen trabajo de Hugh Jackman como el Pirata Barba Negra (a quien a penas vemos durante unos pocos minutos en pantalla), el resto de los personajes, incluido Peter, se pierden en un mar de irrelevancia por su falta personalidad y esa liviana presencia que nunca termina por hacernos entrar del todo al mundo que se nos propone. A pesar del buen intento por parte de los argumentistas, existe una constante necesidad de darnos referencias innecesarias de elementos que en nuestro inconsciente están más que claros, como la relación entre Peter Pan y Hook (que parece más Indiana Jones), a quienes en determinado punto escuchamos decir “siempre seremos amigos, ¿verdad?” (trompetilla).

Unos de los puntos más cuestionables de la película quizá sería la falta de confianza en su propio argumento, y es que por momentos se nota que se intenta compensar con una extra-saturación en la pantalla con colores, explosiones, peleas coreografiadas, barcos voladores, y demás, que llegan a volverse excesivos y hasta redundantes, y vaya, no es que uno pida que esta clase de blockbusters se compongan de dos personajes hablando mientras beben una taza de té, pero me parece que tampoco hace falta llegar al mal barroco para ser entretenidos.

Pan es una película que en principio parecía que iba a cumplir sus promesas, sin embargo termina cayéndose a pedazos y deja en evidencia su falta de personalidad y los inestables cimientos que intentaron soportar el tonelaje de una historia que ha fracasado en cuanto intento por hacerla funcionar se ha hecho (después de la versión de 1953, por supuesto).

¿La recomiendo? Para las familias con niños sí que es una buena opción, para los cinéfilos que buscan un estimulo mínimo, por supuesto que no.

P.D. Hay una sorpresa en el film para los fans de Nirvana y Ramones, no sé si buena o mala, pero sorpresa al fin.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

6

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s