Reseña | Perdiendo el Norte (2015)


ES PUB IMG 1598 PNRTE

Dir. Nacho G. Velilla | España | 102 minutos

Sinopsis: Hugo y Braulio, dos jóvenes con formación universitaria, hartos de no encontrar ni trabajo ni futuro en España, deciden emigrar a Alemania siguiendo los cantos de sirena de un programa de televisión tipo “Españoles por el mundo”. Pero pronto descubrirán que sobrar en un sitio no significa ser necesario en otro y que perseguir el sueño alemán puede tener mucho de pesadilla. (FILMAFFINITY)

Después de leer la sinopsis tal vez usted ya está pensando “bah, otra comedia sobre choques culturales”, y para su mala suerte, la mía, y la de medio mundo, esto es verdad. Perdiendo el norte es una de esas comedias que entran con calzador, que aún cuando cuenta con uno que otro buen chistorete, un par de actores consagrados, y un tema de rabiosa actualidad, la cosa simplemente entra a la fuerza. A huevo, diría mi abuelo.

Intentaré ser lo más especifico posible en cuanto a definir los elementos incorrectos de está cinta. Primeramente pareciera quererlo abarcar todo, quiere ser chistosa, quiere ser emotiva, quiere darnos lecciones, hacernos reflexionar, etc, etc. Y no es que esté mal intentar conseguirlo todo, lo jodido es que lo quiere hacer a base de lo que tiene a la mano, sin levantarse del sillón, nos quiere echar al bolsillo arrojando 5 o 6 anzuelos diferentes y a ver cuál es el que mordemos. Llámelo desempleo, parientes enfermos, padres en aprietos, desamores, la propia migración… usted elija el que le venga mejor y siéntase identificado (puede llorar de emoción si gusta).

Perdiendo el norte es una película hecha basándose en el librito, “el personaje llega al lugar, no entiende un carajo ni sabe donde quedarse, tarde o temprano conoce a un lugareño, consigue trabajo y casa, echa de menos su país, y una vez que parece haberse establecido regresa a casa habiendo dejado alguna amistad para toda la vida”, lo que varía es el tono del filme, el resto es una estructura genérica que puede que nos conmueva y nos haga reír en algún punto, tampoco es física cuántica.

Aún cuando este filme está calcado de un patrón de clichés que no puede con el peso ni de su propia alma, estamos ante una cinta que dentro de todo está bien hecha (en términos de seguir a rajatabla una estructura industrial, para bien o para mal), y es que si somos estrictos el problema surge a raíz de que Perdiendo el Norte no es capaz de innovar ni de ofrecer algo nuevo a este tipo de comedias, que pueden gustarnos o no, pero lo mínimo que se puede pedir es un poquito de variedad y que nos permitan creer aunque sea por un momento que lo que estamos viendo es una versión mejorada de lo visto y requete visto. Lamentablemente estamos frente al mismo producto, la misma presentación, la misma calidad y el mismo todo.

Por Jonathan Mata Richardson

(Ver trailer)

5

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s