Reseña | El juicio de Viviane Amsalem (2014)


gett-the-trial-of-viviane-amsalem

Dir. Ronit Elkabetz & Shlomi Elkabetz | Israel-Francia-Alemania | 115 minutos

Realmente es muy gratificante el visionado del filme El juicio de Viviane Amsalem (Gett, Israel, Alemania, Francia, 2015) de los directores hermanos israelíes Ronit Elkabetz y Shlomi Elkabetz, pues resulta increíble que toda la película sea un drama de juzgado y se desarrolle prácticamente en un mismo lugar y que este no aburra. Estamos ante un portento de narrativa clásica pero muy eficaz y eficiente donde nos damos cuenta de las atrocidades civiles que se siguen cometiendo en pleno siglo XXI. En Israel el poder cívico recae enteramente en las autoridades judías, o sea que el rabino o los rabinos son LA ley en lo que a actos jurídicos se refiere; y este mismo elemento es el que coacciona toda la temática del film ya que la religión en este país es el motivo para sancionar, vedar y decidir el destino de las personas, que evidentemente son las mujeres en su mayoría, viviendo y tejiendo sueños en una sociedad tan radicalmente patriarcal como lo es la judía.

El deseo que teje Viviane Amsalem, interpretada por la codirectora Ronit, es el de cualquier persona y al que absolutamente todo ser humano tiene derecho, que es el de la felicidad. Viviane lleva años (en serio es tan brutalmente ridículo y absurdo el tiempo que ha pasado que se nos muestra por medio de inter títulos a lo largo de la película que hasta se llega a perder la cuenta) solicitando un divorcio a las autoridades rabinas que llevan el caso en contra de Elisha su obligado esposo.

Es necesario comentar que el film es de un tono tan contenido en materia de personajes y situaciones que llegamos a sentir tristeza por el matrimonio que está a punto de terminar, pero no damos la razón ni a uno ni a la otra, simplemente porque las dos personas son seres humanos tan imperfectos y tan cercanos a cualquiera de nosotros que nos confronta a una labor titánica el decidirse por un bando. Elisha, padre ejemplar, marido ideal, y por el otro lado Viviane que ha sido víctima de la indiferencia innata del esposo. La mujer insatisfecha por el aburrimiento y los complejos que conlleva esto, harta de que el ejemplo y el idealismo sean para las personas de la sinagoga, para los vecinos y hasta para los jueces, menos para ella. Y aquí es donde uno se pone a pensar sobre las decisiones del hombre para con su mujer con respecto a la difícil infancia que tuvo. Los dos personajes son la misma cara de la moneda porque ambos lidian con sus respectivos problemas y vivencias pasadas, pero aun así la película es suficientemente clara para exponernos el evidente cansancio al que se enfrenta el personaje de la esposa con un hombre que no le da el divorcio y unos jueces que caen en el epitome de la ridiculez.

Y esto como espectador mexicano me causa demasiado escozor, puesto que en un país como Israel la venda que tapa los ojos pueden ser las creencias religiosas de unos cuantos, y aquí ni siquiera a la religión se tiene que llegar para darnos cuenta que valemos madre como sociedad, como civilización, como hombres y como mujeres.

Por Jorge Enrique Munguía Quintero

(Ver trailer)

8

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s