Reseña | Cautiva (2014)


the-captive-ryan-reynolds-skip

Dir. Atom Egoyan | Canadá | 112 minutos

Un muy buen amigo  y quien esto escribe solemos tomarnos con bastante gracia el comentario del escritor peruano Mario Vargas Llosa con relación a la trilogía Millenium del novelista sueco Stieg Larsson cuando dice que es una lectura que “atrapa” al lector de lo gozosa que resulta, y con esta palabra es cuando refiere a una narración que de tan efectista que deriva es cuando nos tiene al borde del asiento (en caso de que sea película claro está). Es esto precisamente lo que el director egipcio, de padres armenios, y criado en Canadá Atom Egoyan hace y teje en esta obra. En su anterior película Devil´s Knot ( no estrenada comercialmente todavía en México ) esbozaba una interesante red de
complicidad entre una aletargada y muy prejuiciada sociedad norteamericana, específicamente en West Memphis, Arkansas en 1993, en la que medios de comunicación, autoridades y habitantes elucubraban tabúes en torno a grupos religiosos de muy oscura procedencia -que se popularizaron en los setentas con el clan Manson-  y del que supuestamente formaron parte tres jovencitos que terminaron condenados en la cárcel y que quizá “ni la debían ni la temían”. Hago mención de esto porque precisamente esta red de faenas están presentes en formas prestidigitadoras en The Captive (Cautiva) de maneras muy engañosas (valga la redundancia). El nuevo film de Egoyan es una espiral que se va haciendo a cada momento más gruesa y más honda conforme pasan los minutos y es imposible no dejarse llevar – aquí viene el chiste otra vez- como en las novelas de Larsson – que en realidad no he leído- por los temas que abarca el film.

QUE DIOS SE APIADE DE MIS ENEMIGOS PORQUE YO NO LO HARÉ GEORGE PATTON

Este parece ser el mantra del oficial Jeffrey (Scott Speedman) y en menor medida de la agente Nicole (Rosario Dawson) a pesar de la cercanía que tiene con Mika (Kevin Durand) el antagonista de la cinta. Esto en relación con el caso que tienen de una niña desaparecida y secuestrada desde hace ocho años y que ha destruido por completo a un matrimonio. Todos estos personajes se hilan de maneras que a partir de las formas nos van sugiriendo que estamos ante un thriller de primerísima manufactura, pero es, que la máscara y disfraz se empiezan a resquebrajar cuando sale a escena Cass (Alexia Fast) – hija de la pareja deshecha -, y vemos que convive de maneras con su secuestrador que van más allá de cualquier tipo de síndrome de Estocolmo.Y es que no hay motivos que concatenen al secuestrador, a la víctima y a los juegos crueles que se le hacen a los padres. Las maneras en las que el realizador egipcio narra su historia restringen el relato en sí, dada que la envoltura es hermosísima – fotografía de Paul Sarossy – nos quedamos estupefactos ante el contenido cuando finaliza la proyección. Realmente salí impresionado de como fue la manera en que Egoyan jugó conmigo para después dejarme vestido y alborotado demandando verosimilitud a las respuestas que apenas se esbozaron por los personajes. Y aunque con pena digo que hice una rabieta, con mucha emoción me anticipé a las hechuras del film – engañado claro-.

Para finalizar me gustaría hacer una analogía. El filme es como ver un hermoso cielo soleado y nubes sin ningún tipo de apariencia, es algo parecido a estar ante algo que es tan hermoso y dentro de ello solo hay figuras que ni la imaginación puede dar forma (y esto en relación a las soluciones que la película intenta dar).

Por Jorge Enrique Munguía Quintero

(Ver trailer)

7

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s