Reseña | Xenia (2014)


PF1136D_1080_Trailer

Dir. Panos H. Koutras | Grecia-Albania-Italia | 134 minutos

Cierto es que en la más reciente película del director griego Panos H. Koutras(al menos exhibida en México) la realidad que se toca y por ende se siente es un facsímil literal de los convulsionados tiempos que vive México con respecto a Grecia con relación al mundo.

Como país, como sociedad, como ente total y hasta como régimen en particular, la Grecia actual atiborrada de cinismo y corrupción y hasta de un neofascismo retro, como aquél implantado por la ideología más esclavizadora y ahora disfrazado de un muy conveniente neoliberalismo que a su vez usa un disfraz de prosperidad que usan solo los prósperos  gracias a la miserable vida de otros, no puede sino esconderse cabal y cobardemente ante la muy idealista vida del personaje Danny ( Kostas Nikouli ) aún dentro del territorio del cual no es parte ni tampoco su hermano Odysseas ( Nikos Gelia ) y aun así son invitados por la fuerza a ser víctimas en un banquete de  descaro, desvergüenza e hipocresía del cual no comieron.

Los dos hermanos protagonistas viven una existencia que se aviva y se ilumina y se bifurca cuando la distancia no les hace mella, y resulta paradójico que la unión no haga sino intentar muy infructuosamente hacer de su realidad una mucho más bizarra, iniciada y prolongada por la muerte reciente de su madre Jenny.

Es en esta ruta griega, Creta – Atenas –Tesalónica lo que nos hace sentir a los que vivimos del otro lado del pacífico que los itinerarios sea cuales sean no hacen sino llevarnos al más contaminado de los destinos. Grecia y México y África y Asia y España y todos comparten muchos caminos en los cuales los ciudadanos comunes y corrientes solo (y tan solo eso) vemos pasar a través de nosotros mismos.

La mitología griega y el recalcitrante fanatismo religioso católico-romano-mexicano que en su cabeza exhibe coronas es el ejemplo perfecto de la metamorfosis ficticia-real y viceversa. El contrasentido es que aún con tanta riqueza artística y cultural, el país griego ( y en el que nos tocó vivir también ehhh) se haya enfermado y por ende haya padecido los síntomas de un cristianismo que en el film raya en lo paroxístico y descomunal, y todavía esto resulta más agraviante por las escasas referencias dialogadas: ¡ Grecia es de los cristianos!, juran y perjuran los vándalos que recorren las calles en busca de la diferencia para así aplastarla y sobajarla con la cinica y enferma mirada tolerada de las autoridades.

Danny que en su homosexualismo vive y reniega con justa razón que el país en el que creció junto con su hermano les tenga bajo permanente vigilia por cuestiones insalvables que pertenecen a la celestial burocracia por culpa de un irresponsable ultraderechista político por las mañanas, extorsionador y proxeneta por las noches, el Sin Nombre, pero bendecido económicamente por acciones y hechos atroces cual vida. Y que por el poder que se les confiere se dan el lujo de no ser seres humanos, o más bien serlo.

Es Xenia como fin lo hermoso, es la esperanza que nos mantiene vivos, es la ilusión de tener papeles en regla y dinero para emigrar. Y también es  nuestro gozo por los programas musicales reality, el mismo que nos impulsa a seguir con ferviente devoción los juegos de la selección de futbol, es el regocijo de escuchar alguna balada de Patty Pravo, es nuestro circo, nuestro sueño, nuestra fe.

Por Jorge Enrique Munguía Quintero

(Ver trailer)

9

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s