Los 10 mandamientos | Cine de Acción


1. No importa si son 4 o si son 200, los malos siempre rodearán al héroe y lo atacarán uno por uno. Por supuesto éste los hará besar la banqueta.

2. Pueden dispararte en el pulgar, en la pantorilla o en la oreja derecha, siempre terminarás echando sangre por la boca.

3. No importa cual sea la misión que se haya cumplido, es necesario culminarla caminando frente a una explosión. Da lo mismo si lo que explotó fue un barril de pólvora o un buque de guerra, el héroe nunca se inmutará; ya ni hablamos de terminar sordo o quemado, eso es para nenazas.

4. Aún cuando el villano sea el hombre más rico de Rusia (porque todos son rusos) no podrá darse el lujo de contratar buenos tiradores.

5. Por más fuerte que sea el protagonista siempre se hará acompañar de un escudero (al que por lo general empieza odiando porque no deja de hablar) quien terminará herido, o en el peor de los casos morirá diciéndole las cosas que no pudo hacer y lo mucho que deseaba volver a casa. Por supuesto el protagonista terminará derramando una lágrima y diciéndole que ya viene la ayuda mientras ve cómo le sangra la boca.

6. Nuestro héroe puede estar jubilado, tomando el sol en un balneario, o a punto de acostarse con una exuberante rubia, siempre ha de acudir a rescatar al jodido presidente.

7. No importa si la película es actual o de 1981, el villano siempre mandará un mensaje en vídeo donde exige cualquier cosa a cambio de no llevar a cabo su perverso plan. En el peor de los casos tendrá como rehén a la joven novia o la hija del héroe.

8. Pueden usar un revolver, una ametralladora o una resortera, las municiones nunca se van a terminar. Si se llegaran a agotar siempre saldrá el amigo herido a defender al héroe clavándole un cuchillo en la nuca al malandrín que estaba a punto de acabar con el protagonista.

9. Una vez que el bueno y el malo quedan frente a frente, éste le contará los motivos que lo llevaron a intentar acabar con el mundo y el placer que le provoca salirse con la suya. Mientras el villano parlotea, nuestro héroe encontrará la manera de arrojarlo al precipicio para provocarle la muerte, no sin antes sujetarlo del brazo y dudar durante 45 minutos si lo deja caer o no.

10. A nadie le importan los pobres hidrantes, las mujeres con carriolas, ni los vendedores ambulantes, todos terminarán arrollados en la persecución automovilística que llevará a nuestros protagonistas al paradero de la hija del jodido presidente, quien por supuesto no se hace cargo del completo cagadero que hicieron por culpa del mal trabajo del Servicio Secreto.

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. herreiere dice:

    Por algún motivo que no entiendo, el héroe nunca usa el uniforme…

    1. W. J. Hyde dice:

      Tal vez trabajan de freelance..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s