Reseña | La delgada línea amarilla (2015)


La-delgada-linea-amarilla

Dir. Celso García | México | 95 minutos

Toño (Damián Alcázar) es despedido de su puesto como velador en un deshuesadero tras 11 años de servicio para ser reemplazado por un perro. Después de trabajar diez días en una gasolinera sin verse remunerado, se encuentra con un viejo conocido con quien trabajo treinta años atrás, quien al verlo trabajar en condiciones lamentables le ofrece su ayuda; lo invita a liderar una comisión encargada de pintar las lineas de carretera que van de un pueblo a otro y que comprenden un recorrido de mas de 200 kilómetros. Toño estará a cargo de coordinar a un grupo de trabajadores conformados por Atayde (Silverio Palacios), un cómico personaje que solía trabajar en el circo, Gabriel (Joaquín Cosio) un antiguo chofer de trailer, Mario (Gustavo Sánchez Parra) el rebelde del grupo, y Pablo (Américo Hollander) un joven sin experiencia en el trabajo duro que viene a renovar el espíritu de un grupo de hombres cuya vida parece una eterna repetición. Los cinco trabajadores recorrerán una carretera completa enfrentado un serie de vicisitudes que terminan por darles una leccion de vida para la que ninguno de ellos estaba preparado.

La delgada linea amarilla es esa clase de regalos que nunca esperas recibir, una especie de caja llena de emociones muy variadas que te sacuden como espectador y que te hacen terminar por agradecer la experiencia aún en los momentos más amargos de la historia. El guión está repleto de vaivenes muy bien diseñados, los cuales nunca llegan a salirse de los limites, es decir, no existe un solo momento en la película que resulte innecesario o inverosimil. Cuando pensamos en la idea de ver a cinco hombres solos en una carretera simplemente trabajando, puede que nuestra reacción no sea la más optimista, sin embargo cuando se cuenta con un magnifico guión y un extraordinario reparto el resultado es de primera categoría. El hecho de tener en pantalla a cuatro actores que no sólo tienen la experiencia del mundo, sino que ademas se conocen entre ellos y se llevan bien, se refleja en la pantalla y nos hace sentir parte de la historia, y aunque tenemos a un director novel a cargo de la producción, éste sale maravillosamente librado de la tarea y nos entrega una película entrañable, bellísima y divertida. La delgada linea amarilla es una cinta de manufactura impecable que no tiene la más mínima perdida. Una verdadera maravilla.

Por Jonathan Mata Richardson

9

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s