Reseña | Paraíso (2013)


Paraíso

Dir. Mariana Chenillo / México / 102 minutos

Es evidente que para lograr que una película funcione debe generar una identificación con el espectador, y no necesariamente me refiero al tema, es decir las emociones, los sentimientos, los impulsos… todos son universales, sin embargo también existen elementos, actitudes en este caso, que pueden provocar una repulsión universal, y en un momento explicaré el por qué.

Carmen y Alfredo son una pareja de clase media que vive con obesidad. Cuando Alfredo es transferido a otra sucursal del banco donde trabaja se ven obligados a mudarse de Ciudad Satélite al Distrito Federal, lo que implica un cambio de vida radical para ambos, pero en especial para ella, quien opta por dejar de trabajar. Inmediatamente a su llegada asisten a una cena en celebración del aniversario del banco, pero tan pronto como hicieron acto de presencia empezaron a ser criticados. Estando en el baño del lugar, Carmen escucha a dos mujeres expresándose de ellos de manera burlona y grosera. El hecho evidentemente la incomoda, pero decide no comentarle nada a su esposo, simplemente toma cartas en el asunto y comienza a acudir a una especie de grupo de control de peso liderado por un enérgico joven (Luis Gerardo Méndez… si, aquí también sale). Después de la primera semana en la que no logra perder peso, le pide a Alfredo que la apoye iniciando una dieta junto a ella, a lo que él accede muy a regañadientes. Después de una semana en la que Carmen pierde 900 gramos, Alfredo ha perdido casi 3 kilos. El proceso continua y él comienza a perder bastante peso, sin embargo a ella le sucede lo contrario, lo que poco a poco va mermando su autoestima y generando una evidente incomodidad al ser ella quien precisamente propuso iniciar el régimen alimenticio. Una vez que Carmen baja los brazos en su intento, logra refugiarse en un curso de comida Gallega impartido por una vecina, donde encuentra el apoyo que realmente necesitaba, además de motivarla a participar en un concurso de cocina. Por otra parte Alfredo comienza a atraer a una compañera de trabajo, y aunque él siempre se mostró caballeroso con ella, jamas dio pie a que sucediera algo mas. Una vez que Carmen comienza a perder los últimos rastros de su autoestima empieza a surgir el rechazo hacia un Alfredo que luce cada vez mejor. Ha pasado un año desde la cena donde se burlaron de ellos, y aunque Carmen decide no acompañarlo esta vez, Alfredo si asiste. En la fiesta coincide con la compañera de trabajo, pero lamentablemente un malentendido provoca una inestabilidad tremenda en el hogar de la pareja.

Volviendo al primer párrafo, retomo el tema de la identificación con los personajes, Carmen es probablemente uno de los protagonistas mas patéticos que jamas haya visto en una película mexicana, como papel principal llegó el punto en el que mi pensamiento fue “se merece todo lo que le sucede”, y es que normalmente el miedo no tiene que ver con la cobardía, todos los personajes tienen miedo, y tarde o temprano encuentran un recurso que los hace armarse de valor y lograr su cometido, pero Carmen no, ella fracasa en su primer intento y nunca mas se vuelve a levantar; el desenlace positivo de esta cinta no se debe a ella, es una casualidad propiciada por el co-protagonista. En la vida real probablemente las cosas no sean así, tal vez no siempre nos armamos de valor, pero en el cine es una regla básica para la estructura de un personaje, la historia de un protagonista que carece de heroísmo, que comienza cobarde, avanza cobarde y termina cobarde, simple y sencillamente no merece la pena contarse.

Por Jonathan Mata Richardson

6

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s