Reseña | Horns (2013)


HORNS-Image-01

Dir. Alexandre Aja / Estados Unidos-Canadá / 120 minutos

Cuando juntas al director de películas como Piranha 3D y The Hills Have Eyes con una estrella infantil que cargará toda su vida con el estigma de ser el eterno Harry Potter, el resultado esperado es catastrófico, sin embargo me alegra bastante admitir que estaba muy equivocado.

La historia se sitúa en un pequeño pueblo norteamericano, de estos donde todos conocen a todos, en los días posteriores al homicidio de una joven llamada Merrin, el sospechoso principal es su novio Iggy (¿Les suena familiar? Gone Girl), interpretado por un Daniel Radcliffe radicalmente alejado del soso estereotipo al que nos tiene acostumbrados. La gente que rodea a Iggy es la misma que lo hizo desde su infancia, su hermano mayor, un amigo de nombre Lee, quien salvó su vida cuando eran pequeños, ademas de un par de amigos que son menos cercanos. La situación comienza a tomar un rumbo cuesta arriba cuando Iggy despierta un día con un par de cuernos crecidos en las sienes, sin embargo cuando intenta buscar ayuda se da cuenta que esos cuernos provocan que la gente que está con él comience a contarle cosas “demasiado honestas”, es decir, la gente le dice lo que realmente piensa, sin tapujo alguno, evidentemente pronto se da cuenta de que puede manipular a las personas igualmente.

Aunque Horns recurre a ciertos recursos trillados para hacer avanzar la historia, por ejemplo el uso del alcohol como pretexto para que nadie recuerde lo sucedido y la trama se vuelva mas confusa, es necesario decir que la historia avanza de un modo muy agradable, utiliza el flashback de modo correcto, sin ser excesivos, ademas utiliza la música de excelente manera para aportar a algo bueno historia. Alexandre Aja sin duda dejaría de ser él mismo si no metiera disparos que le vuelan la mitad de la cabeza a alguien, pero en general la película es brutal sin dejar de ser sutil, utiliza la violencia cuando hay que utilizarla, se priva de usarla de modo innecesario, lo que genera que el espectador mantenga intacto el interés en la trama y se siga sorprendiendo hasta los últimos segundos. Recalco la interpretación de Daniel Radcliffe, quien hace a un lado su horripilante acento británico y su sonrisa forzada para dar todo por un personaje que logra la evolución de un modo brillante. Aunque los efectos puedan no ser perfectos, aplaudo la sutileza y su buen uso en pro de una pelicula que me deja un sabor de boca deliciosamente dulce.

Por Jonathan Mata Richardson

8

Síguenos a través de Twitter @cineparrafos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s